Advertisement
Literatura
Surfarte Nro 10. PDF Imprimir E-Mail

Ya salió la Revista Surfarte Nro 10.

                   

 Surfarte Nro 10.

No te pierdas la Surfarte Nro 10, que sigue fiel al motivo de su existencia: hecha luz a todas las historias y las personas que habitan los deportes de acción.

 

Nos metimos en el centro de la banda de los pájaros, en la fábrica de Bird Band y hablamos con otro de los responsables de que hoy tengas una tabla bajo tus pies: Pepe Gil, la historia de un luchador.

 

Leandro Usuna, competitivamente el mejor surfer de nuestro país y el continente, bajo la pluma de Sebastián Chacón nos cuenta su ...

Sea el primero en comentar el artículo | Cite este artículo en su sitio | Vistas: 2536

Leer más...
 
k-tupé PDF Imprimir E-Mail


Otro mensaje de K-tupé

      9016_1233589152508_1012533922_747020_1565295_n.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Foto: Carola Abalos

Unas palabras que escribí para las chicas:
Cuando sientan que todo está perdido, no es así,
Cuando las agarra la serie y la barredora, les quita la energía y la respiración.
Desconocen si serán ...

Sea el primero en comentar el artículo | Cite este artículo en su sitio | Vistas: 2951

Leer más...
 
Marcia Alexandra Baratella PDF Imprimir E-Mail

 

____ Una mirada distinta, para un futuro mejor____

                                     

 
                                      
Cuando surfeamos estamos, no sólo practicando un deporte o un estilo de vida, estamos empujando nuestros propios límites, tanto físicos como mentales, estamos haciendo cosas que no parecen posibles, estamos deslizándonos sobre el mar, desafiando todas las leyes de la gravedad y de la lógica; ¿cómo se hace?, pues, creyendo, sabiendo que las limitaciones están sólo en nuestra mente y que es posible, aunque no lo parezca.
Así es como esa convicción lleva a esta joven surfista, ganadora del Roxy Surf y Arte 2010, y que obtuvo el Tercer puesto en el Kikiwai Longboard Classic 2010, a proponernos en sus escritos que un mundo mas justo  y equitativo es posible, que la realidad se puede cambiar y que todo ello en gran medida dependerá de que cada uno crea que puede hacerse, asi como se puede correr una ola, también se puede hacer de éste, un mundo mas sano, mas limpio y justo para todos !!!!!
Felicitaciones Marcia, Adelante !!!!

 

P R I N C E S A


Un corazón que desborda de ansiedad,

que imagina sueños nuevos y horizontes frente al mar..-

Y ha aprendido a valorarse, ha aprendido a meditar,

con una fuerza salvaje siempre lista para mas..

 

Este tiempo ya no es el de antes, tu almohada y tu cama te vieron llorar,

hermosa mujer de mirada distante, que sabe muy bien no dejarse pisar..-

 

Despierta en la mañana, una frontera por cruzar,

una melodia sonando en...

Sea el primero en comentar el artículo | Cite este artículo en su sitio | Vistas: 2918

Leer más...
 
De Mariano Ignacio Longatti PDF Imprimir E-Mail

Frecuencia con secuencia
 

Con frecuencia
un cuadro sigue una secuencia
 
y de uno en uno
la secuencia se completa
 
intocables los hilos dorados
van trenzándose, alineándose en uno
 
asi... los puntos llaman a la recta
surgiendo el eco y su consecuencia
 
...con frecuencia así sucede...
(repetimos el eco de la nota primogenia)
 
pero hay un momentum,
un instante  en la escena
 
en que la frecuencia
pierde su secuencia
 
se olvida de contar (o juega a ello?)
...y jugando nos recuerda
 
y un cruadro saltea a otro
y uno más uno cambia!
 
y coexisten en el mismo espacio
el círculo y la esfera
 
y la mente despierta
está siempre atenta a este instante
 
y salta la recta
y entiende (recuerda) la esfera (su esencia)
 
miestras aquellos acostumbrados
a los espejos de las secuencias
 
se quejan y maldicen
la falta de frecuencia
 
y ella, a su vez (en silencio)
repite inmutable su consecuencia
 
 
    *
  *  *
mariano
13.05.10
 
www.milmandalas.8k.com

Sea el primero en comentar el artículo | Cite este artículo en su sitio | Vistas: 1451

 
Poemas PDF Imprimir E-Mail

  

Contemplando la naturaleza  

  
Inmensa, Divina fuerza
Que aquí estas.
Acaricio tus paisajes cada día.
Respiro tu aire con pasión
Disfrutando de mis días sin cesar.
Sos tan bella,
tan suave y romántica,
brillante y generosa,
Maestra y Madre de todos
Tus cielos me hipnotizan el Alma
Tu mar equilibra mi cuerpo
Me conecto contigo y estallo
De felicidad y de Amor.
Aquí me hallo
comprometida a cuidarte.
  
Pintura: Rocío Gil
Poema: Lucila Gil

Pintura Rocío Gil

 


 

El Mejor Surfista

  
 El mejor surfista
es aquel que dropea el Amor;
es aquel que busca el timing
para surfear la vida;
es aquel que busca la maniobra
para su evolución;
es aquel hombre de belleza interior
que la expresa a su alrrededor;
es aquel que comparte su individualismo
para la creación de un mundo mejor
el mejor surfista del mundo sos vos.
                           
                     Poema y Pintura: Javier D'Onofrio

Pintura Javier D'Onofrio 

 


  

Para el Mar

  

Me enamore de ti
cuando me aceptaste tal cual soy.
con mis formas,
mis colores,
mis furias.
Al dejarme llevar en ti
me enseñas y me educas,
me transmitís que soy tan libre como tu.
Con esa inmensidad,
con esa maravillosa fuerza y magia
te conocí,
me conocí
te acepto tal cual sos
transparente
cuando estas enfurecido me dominas
se que me amas
porque en el momento mas difícil
me cuidas,
me proteges,
y así veo, siento
como se habré el camino
el canal
para seguir disfrutándote
y así aprender;
y cuando te relajas
cuando te aquietas
me dejas dominarte,
me dejas tenerte,
y así cuidarte,
y poder respetarte.
Te Amo y te siento
en lo más profundo de mi corazón
y te doy las gracias por poder compartirte
y por Existir.
  
Pintura y poema: Lucila Gil

  PinturaLucila Gil


Cuento
  

El árbol que quería surfear.


 
Era un hermoso pinito que vivía en un bosque a tan solo unos metros del mar.
Había que atravesar un médano alto y desde la punta del mismo ya se podía oler el océano.
Caminabas unos pasitos más y ahí estaba, líquido, transparente y con las olas que iban y venían sin cesar.  
Desde muy chiquito, el arbolito, ya sabía que amaba el mar.
Y aunque no lo veía, podía imaginárselo con tan solo escuchar su rugido, en su constante devenir y en sus estallidos de espumas sobre las rocas que lo rodeaban.
El pinito quería surfear.
Su papa le explicaba que esa no era su tarea, que el debía crecer fuerte e inmóvil en la tierra.
Que debía ser un gran pino para dar sombra a los visitantes.
Que debía estirar sus brazos hasta alcanzar el cielo.
Que sus ramas debían sostener otras ramitas pequeñas y hojas de diferentes tamaños. Que debía dar frutos, para que jueguen los niños.
Que debía disfrutar con el sol que calentaba sus copas.
Que debía sentir al viento meciéndose entre sus ramas.
Que debía aceptar su destino.
Pero al pinito nada de esto le importaba.
El no aguantaba tener esas raíces gigantes que lo inmovilizaban, que lo atrapaban a un suelo rígido y espeso.
Se sentía preso en su propio cuerpo.
Los demás árboles  no podían entender que no aceptara ser un pino y se enojaban con el por querer ser distinto.
El pinito les explicaba que el deseaba moverse libre entre las olas, que soñaba con salir de la tierra fija, que imaginaba viajar en el mar, que todo eso era lo que más amaba en el mundo, surfear.
A la mama le daba mucho miedo que su hijo quiera hacer algo tan distinto a los demás, que soñara con algo que era imposible, ya que no podía moverse, pues estaba atrapado en el suelo y no podría lograr su sueño.
Pero al pinito nada de esto le daba miedo.
El seguía pensando en su deseo, y con su sueño de surfear pero sin poder moverse del suelo.
El tiempo paso sin que nada cambiara, hasta que un día sucedió algo imprevisto.
Una mañana de primavera se escucharon unos ruidos extraños en el lugar.
De pronto se acercaron unos hombres con unas moto sierras que comenzaron a caminar por el terreno.
Todos los árboles temblaron de terror al verlos. Pues no querían ser arrancados de sus raíces.
El único que no tembló y que se alegro fue el pinito surfista.
Es más, se inclino y se bamboleo para que lo descubrieran y lo eligieran para cortarlo.
Y así fue.
Los hombres de pronto se detuvieron ante el arbolito y se sintieron mágicamente atraídos hacia él.
Lo miraron, lo miraron, lo miraron…y le dijeron: …permiso vamos a cortarte para transformarte en una tabla de surf…y creemos que sos el indicado…
El pinito se sonrió y disfruto viendo como lo liberaban de las raíces ante la mirada atónita y aterrorizada de los demás árboles.
Ese verano, transformado en tabla, el pinito surfeo, se deslizo entre las olas,  y jugo con los niños que lo amaban. 
Y por sobre todas las cosas cumplió su sueño y se libero de un destino que no coincidía con su corazón.
                                             
                                                  FIN
Cuento: Carolina Ciordia
Pintura : Moira Gil


Pintura Moira Gil 

Sea el primero en comentar el artículo | Cite este artículo en su sitio | Vistas: 7713

 
Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Advertisement